El Síndrome del Príncipe Azul

problemas de pareja

¡NO TE PERDAS NUESTROS EVENTOS!

En búsqueda del principe azul

Nos han contado cuentos, muchos cuentos. Cuentos que nos hemos llegado a creer como “estudia y tendrás un buen trabajo para toda la vida” o algún día aparecerá ese príncipe azul que te mereces. El príncipe azul es ese tío guapo, listo, rico, que está muy bueno. Es fantástico, te entiende a la perfección, comparte aficiones, se deshace por hacerte feliz. Y con el que ya nunca, nunca más tendrás que complicarte la vida, comerte el coco, ni comprar perdices porque las tienes todas. Y esos cuentos precisamente terminan así “y fueron felices y comieron perdices”. ¿No hay más capítulos? ¿qué hay en la escena siguiente?

Después del “fueron felices y comieron perdices”

La escena siguiente se ve la vida real. Si el tío es así de fantástico, llega un momento en que empiezas a plantearte lo aburrido que es vivir con él. Imagina que te encanta la literatura o la música y lo que te enamoró de él fue precisamente ese espíritu erudito. Ahora os pasáis la semana visitando galerías, acudiendo a conciertos, conociendo grandes escritores y pintores que saben los listos y maravillosos que son. ¡Al principio era tan divertido! y ahora, agotador!.  A nosotras nos gustan las combinaciones, no lo monocromo. También nos gusta con un punto divertido, travieso, arriesgado, “malote” a lo Bruce Willis, como mínimo.

Imagina lo contrario. Ese chico que te enamoró, te gustaba precisamente porque tenía un punto malote y te defendía con uñas y dientes, tipo jungla de cristal, de cualquier contratiempo. Pero chicas seamos sinceras ¿no mola más salvarte tú solita aunque sea sólo de vez en cuando? Estamos en el siglo XXI y las mujeres no necesitamos que nos protejan, sino que nos respeten. Y si quieres que te respeten, lo mejor es hacerte respetar.

Si el chico que te enamoró era un súper deportista y ahora se pasa el día en el gimnasio, come tanto pollo que algún día le van a salir las alitas. Si el día que no hace deporte no hay quien le aguante y si se mira en el espejo más que tú. ¿no llega un momento que parece que vives en una continua maratón por cuidar el cuerpo?

¿Cómo encontrar a tu príncipe azul?

¿A dónde voy? Pues que no hay persona perfecta para tu relación porque siempre dependerá de tu evolución personal, de lo que sea importante en tu vida en ese momento. Y para eso, lo mejor es estar pendiente de ser tu propio príncipe azul. Saber que tú eres la persona que nunca te abandonará, nunca te mentirá, siempre te protegerá, te dará las mejores condiciones económicas y te hará feliz. Así que si quieres al hombre perfecto, busca en ti a la mujer perfecta, enamórate de ella, comprométete con ella, júrale que vas a hacer todo lo posible por hacerla feliz y que si alguna vez dejas de quererla como ahora, harás todo lo posible por recuperar su amor. Tu príncipe azul eres tú. Cuando lo encuentres dentro, estarás preparada para el verdadero AMOR, para una relación en que cada día sea EL DÍA.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Ahora eres tú la protagonista. Eres tú la actriz principal de tu historia, quien marca su vida. Cuando tienes claro quién eres y qué quieres, es más fácil dar con la persona adecuada. Identifica y disfruta quien eres, tu marca personal

Eva Luque
Coach de Marca Personal
www.evaluque.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *