Por Amor Propio

Por amor propio

¡NO TE PERDAS NUESTROS EVENTOS!

Si hay algo en común entre todos los seres humanos, es la necesidad de amor, de que nos quieran, de que nos aprecien, de que nos incluyan, de que nos tengan en cuenta. Y yendo un poco más lejos, de ser importantes para alguien. ¿Por qué será que nos sentimos más felices cuando somos alguien importante en la vida de otra persona?

Es normal que sea importante para nosotros ser queridos, porque así obtenemos la confirmación de que quienes somos y lo que hacemos está bien. Cuando somos pequeños, el mensaje que recibimos es “si haces lo correcto, si te portas bien, te quiero. Si no, eres un niño malo y no te quiero” y esto se nos queda marcado a hierro en nuestro subconsciente.

 

Las dos caras de gustar a otra persona

Cuando encuentras a alguien con quien “conectas” sientes que has tocado el cielo con los dedos. Se puede ser de muchas formas, se pueden tener multitud de personalidades, pero justo la tuya, es atractiva, interesante, o fascinante para alguien. Tu marca personal, le encanta. ¡Qué maravilla! ¿verdad?

Y como todo en la vida, ésto tiene una parte buena y otra parte que no lo es tanto.

  • La parte buena es  que si de verdad te estás mostrando tal y como eres, sin trampantojos, has captado una persona con la que eres compatible en un alto grado (100% match que dicen los anglosajones), con la que compartir, disfrutar, comprender y sentirte comprendid@.
  • La no tan buena, es que puede convertirse en una gran trampa para ti si antepones a cualquier precio seguir siendo el centro de atención de esa persona (siendo su media naranja) para dejar de ser la naranja completa que ya eres por ti misma. Llegar incluso a la dependencia emocional.

Por amor propio

Lo importante de gustar, es ante todo, gustarte a ti mism@. ¿Sabes por qué?. Porque:

  1. Cuando eres la media naranja de alguien, esa persona puede que hoy esté o mañana ya no esté en tu vida. Si para cuando ya no esté, has cambiado tanto que ya no sabes quién eres en realidad, tendrás por delante un largo camino para volver a reconstruir esa mitad que te falta y convertirte en la naranja completa que eras antes.
  2. Cuando alguien ama profundamente a alguien, la ama tal cual es y si cambia, acabas no interesándole.
  3. Porque amar es respetar. Respetar los aciertos y los fallos, y esos pequeños despistes, esas sorpresas, esos puntos raros del otro, es lo que realmente nos gusta.
  4. La relación más íntima que tendrás en toda tu vida, es contigo mism@. Si quieres ser amad@y respetad@, entrénate primero amándote y respetándote a ti mism@. Sabrás diferenciar mejor lo que es amor. Hazlo por amor propio. Crea tu propia marca para dejar huella.

Eva Luque
Coach de Marca Personal
www.evaluque.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *