El Arte de Seducir

Seduccion

¡NO TE PERDAS NUESTROS EVENTOS!

Como mejorar el Arte de Seducir

Seducir es un arte que todos tenemos en mayor o menor grado. Cuando queremos conseguir captar la atención y conseguir algo del otro, solemos desplegar todos nuestros encantos para obtener aquello que deseamos. La clave está en ser consciente de cuáles esos esos encantos y vestirnos con ellos para impresionar a la persona deseada.

Cuando eras niña o niño mirabas a tu madre con ojitos de cordero para que te comprase ese juguete que tanto deseabas. Cuando conociste a tu pareja, le dedicabas tus mejores atenciones, miradas y sonrisas. Cuando estabas en una entrevista de trabajo, tratabas de empatizar con tu entrevistador para que hubiese un elemento más que contase a la hora de elegirte. Cuando hay “química” es más fácil conseguir “seducir” a la otra persona. Pero ¿cómo generar esa química?

1. Lo primero que has de preguntarte es a qué tipo de persona quieres seducir.

Primordial. ¿Para qué quieres atraer a tu vida personas que no te interesan, no te aportan o no te van a ofrecer lo que tú estás buscando? Céntrate en aquellas que de verdad quieres para tu vida y para tu propósito.

Cómo es esa persona en cuanto a carácter y personalidad y también qué tenéis en común. Las posibilidades de éxito de establecer una conexión, una química con otra persona, aumentan si tienes puntos en común. Y si no, mírate el programa First Dates de Cuatro y ya me cuentas.

2. Pregúntate qué tengo yo que pueda ser atractivo para esa persona o tipo de persona.

En función de la personalidad y estilo de vida de esa persona. ¿qué cualidades, experiencias o atributos pueden captar la atención de esa persona y despertar un interés?

3. Reconocer tus mejores cualidades.

Todos tenemos una cualidad que nos hace especiales: nuestra forma de sonreír, nuestra mirada, pasión por algún deporte, por nuestro trabajo, por un hobby, la elegancia a la hora de vestir, la sensualidad, la amabilidad, capacidad de escuchar, sentido del humor…

4. Hacer como si…

Ya sé que la teoría está genial pero que la práctica es otra. A veces pasa por tu mente “y si hago el ridículo”, “y si no le gusto”, “y si produzco el efecto contrario”, “y si…” Todo eso forma parte de tus miedos, de tus inseguridad, y sólo está en tu mente. Nunca sabrás si es cierto o no hasta que no lo pruebes. ¿estás de acuerdo en eso?. Tus dudas te impiden avanzar y mientras tú te lo piensas, otros actúan y … ¡acudes a su boda!.

Si en lugar de pensar en “y si… ” piensas, sientes y actúas “como si…” se habrá producido un gran cambio.

Lo más atractivo, sexy, cautivador y seductor es precisamente la seguridad, así que piensa en qué puede seducir a la otra persona y actúa como si… fueses la persona que mejor representa esa cualidad.

No se trata de que seas una persona que no eres porque si tienes que fingir ser alguien que no eres para que le gustes, realmente no le gustas tú. Busca tu mejor versión en eso en lo que puede ser atractivo para esa persona. Busca ejemplos de momentos de tu vida en los que hayas sacado esa cualidad con mayor potencia y recuérdala con todo lujo de detalles: dónde estabas, de qué hablabas, qué ocurría, qué temperatura hacía, cómo estaba tu cuerpo (la posición de tus manos, tu mirada, tu posición, tu boca…) recuérdalo y revive ese momento. Busca otros ejemplos ¿ves? ya tienes lo que necesitas. Cuando tengas ese encuentro, recuerda claramente que tú ya eres una seductora o seductor porque lo has hecho antes.

5. Lo que más nos seduce es ser escuchados.

Nos encantan las conversaciones amenas pero sobre todo, nos encanta cuando alguien es capaz de hacernos hablar sobre algo que nos apasiona y nos escucha con sincera atención. Para ello primero has de conectar con el tema adecuado. Lo mejor, si no le conoces bien es plantearle una pregunta abierta ¿qué te gusta? ¿qué haces en vacaciones?…

Recuerda:

  1. Planteate a quien quieres seducir
  2. Qué tengo yo que me haga atractiva a esa persona o tipo de persona.
  3. Reconocer tus cualidades
  4. Haz como si…
  5. Mantén una conversación en la que él/ella sea el/la protagonista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *