Me quiere, No Me Quiere, Me quiere, o No Me Quiere…

me quiere o no me quiere

¡NO TE PERDAS NUESTROS EVENTOS!

Curiosidades sobre el amor

Hay distintas teorías sobre la tradición, en todas partes conocida, de deshojar la margarita para saber la respuesta del amor en pareja correspondido o no.

En el estudio del origen de esta costumbre, se encuentran las matemáticas. La estructura de la flor sigue un patrón geométrico para su supervivencia basado en la serie matemática de Fibonacci (1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55… y así sucesivamente); es decir, los números de pétalos de la margarita se corresponden con estos números, que es una secuencia de enteros que empieza por el 1, sigue con el 1 y prosigue de forma que cada número siguiente es la suma de los dos anteriores. Así que siempre disponemos de un solo pétalo para deshojar entre varios más, donde algunos terminarán en par y otros en impar

Buena metáfora del amor en pareja… Creemos dejar una parte de ese amor al azar pensando que la persona con la que nos encontramos para construir como pareja, es alguien del que nos enamoraremos dándose esa pizca de magia y casualidad; cuando quizás realmente forma parte de una espiral formada por una secuencia de aprendizaje que empieza por uno mismo, sigue con más de uno mismo, prosigue con el otro y continua con la suma de los anteriores…

El amor en pareja empieza por amarnos a nosotros mismos, comprender nuestros retos y aprendizajes, integrarlos sabiendo que somos la suma de todos los que hemos sido a lo largo de nuestra vida y a partir de ahí construir más sumas con otro. Preciosa metáfora

Continuando con las curiosidades amorosas de nuestra amiga la margarita, también encontramos la tradición del deshoje en su origen en Francia, la “effeuiller la marguerite”. En la época medieval cuando una doncella se iba a casar o quería hacerlo, se cuenta que debía coger o arrancar un ramo de margaritas blancas sin mirar y el número de capullos que estuvieran abiertos, le indicarían si era propicio ese matrimonio o si su amor era correspondido y en su caso, el número de años que le faltaban para su enlace.

Otras tradiciones hablan de agricultores que usaban este juego de azar con las margaritas para determinar cómo iba a darse el año de cosecha; y otras por ejemplo, se referían a la pureza de una mujer virgen, y eran los caballeros los que al ir deshojando la margarita, preguntaban al destino si realmente les iba a entregar su eterno amor dicha mujer, ante la dificultad que tenían de poder conquistarla.

En los asuntos referentes al amor, al amor de pareja, al inicio de las relaciones o incluso cuando nos encontramos buscando, consciente o inconscientemente, hay un lugar muy poderoso para el azar. Creemos que algo externo a nosotros puede ocurrir en el que confluyan los astros para encontrarnos con ese amor y queremos saber… Siempre queremos saber qué será, quién será, cómo será, me quiere, no me quiere…

¿Quiénes de nosotros no hemos probado a deshojar una margarita?

Quizás la próxima vez podamos recordar que se trata de un asunto de capullos abiertos, cosechas, purezas y juegos de azar y en otras de ilusión, siembra, autenticidad y suerte o “Saber Utilizar Efectivamente mis Recursos para tener Éxito”… ¿Dependerá de la margarita?

Pilar Martínez Borobio

Coaching, PNL y Eneagrama

Colaboradora de Lokos de Amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *