Cita a Ciegas con Un@ Mism@

citas-a-ciegas

¡NO TE PERDAS NUESTROS EVENTOS!

¿Has estado alguna vez en una cita a ciegas? ¿Te imaginas una cita a ciegas contigo mism@?

Te propongo que pruebes a conocerte con expectativa y a la vez sin expectativas,  sin prejuicios, con cierto morbo, con deseo… Quizás por primera vez conectes con tu identidad. Es desde ahí donde podrás amarte con locura y abrirte al amor verdadero en su más pura esencia.

¿Y esto cómo se hace? Aprendamos de lo que ya está de alguna manera inventado, por ejemplo tomando como referencia las citas a ciegas que se realizan tras una conversación de chat o a través de una página de contactos. Lo que suele ocurrir es que de alguna manera creamos una imagen y una forma anticipada de la otra persona en base a los datos que nos ha dado, su conversación, aspecto, tono de voz, etc. Pero también en base a las expectativas y deseos propios de lo que esperamos y de lo que nos gustaría encontrarnos. A veces funciona y nos llegamos a enamorar de esa persona; en otras ocasiones nos decepciona y frustra, pero sea como sea era importante probar.

Cuando hablo de una cita a ciegas con un@ mism@ me estoy  dando la oportunidad de conocerme, aceptarme y amarme más allá de la imagen que otros tengan de mí o incluso de la que yo mismo me he podido crear a lo largo de la vida, una imagen que incluso me ha podido ir separando cada vez de quien realmente soy. Hasta el punto de llegar al día en el que no me reconozco a mí mismo, porque en realidad no me conozco, me he perdido en el camino del “crecimiento”. Y escribo crecimiento con comillas porque en realidad muchas veces lo que en la sociedad llamamos crecer, no es más que ir perdiendo nuestra esencia a causa de los miedos, de la presión de ser y hacer, de la falta de libertad de ser un@ mism@ o de salirnos del formato o molde establecido y esperado.

Por eso es importante concertar una cita a ciegas con un@ mism@, abrirnos a conocer cuál es nuestra verdad, con la pasión y la inocencia de un@ niñ@ que simplemente es quién es, sin plantearse obstáculo o miedo alguno.

Así como en ocasiones es necesario vaciarse para dejar espacio a lo nuevo, creo que a veces es importante cerrar los ojos, ponernos una venda y acercarnos a nuestro verdadero yo. Una vez allí, observarnos, abrazarnos tal y cómo somos y escoger a nuestro interior para volver a enamorarnos de nosotr@s mism@s y amarnos con lokura.

Alberto Rodrigo

albertorodrigocoach.es  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *